mayo 18, 2024
MISIONERAS COMBONIANAS, PUENTES HUMANOS EN TIERRA SANTA

MISIONERAS COMBONIANAS, PUENTES HUMANOS EN TIERRA SANTA

0comments 9.415 mins read

Azezet Habtezghi Kidane y Agnese Elli, misioneras combonianas

La comunidad de Betania es importante porque está inserta en un contexto donde se juega el equilibrio del planeta. En este contexto, la presencia misionera comboniana es fundamental y necesaria con iniciativas inspiradas en el diálogo interreligioso y ecuménico, comprometidas en la colaboración para formar y promover la cultura evangélica de paz y justicia. La comunidad de Betania tiene el don de vivir en los lugares sagrados de la historia de la salvación. Este regalo también representa para nosotros una
responsabilidad de oración particular e intercesión por la reconciliación entre los pueblos; de testimonio y compromiso porque, como Cenáculo de los Apóstoles, encarnamos y testificamos hoy la presencia de Cristo y los valores de su Reino en esta tierra santa y martirizada.

Las Hermanas Misioneras Combonianas se encuentran presentes en Tierra Santa, y precisamente en Betania, desde 1966. Inserta en un contexto de máxima inestabilidad política e inmersa en el intrincado conflicto árabe-israelí. La comunidad de Betania vive a la sombra del Muro de Separación que marca la vida de los habitantes del barrio y divide a la comunidad y al pueblo en dos. La pequeña comunidad cristiana sufre doblemente las consecuencias de esta situación que perdura con el tiempo.

Azezet Habtezghi Kidane y Agnese Elli, misioneras combonianas

MURO DE SEPARACIÓN

La economía de los territorios ocupados está marcada por la disminución progresiva de decadencia desde 2000, cuando, en respuesta a los ataques terroristas que siguieron a la Segunda Intifada, el gobierno israelí impuso la construcción de un Muro de Separación que partiría selectivamente a las dos poblaciones. La estrategia israelí de cerrar las fronteras, el cierre total de varias áreas, la construcción del Muro de Seguridad, llamado “protección”, pero utilizado como un muro de “Separación”, las suspensiones de los permisos de entrada de los trabajadores palestinos a Israel por razones de seguridad siguen teniendo graves efectos, como el aumento exponencial del desempleo palestino.

Alrededor del 26% de los habitantes de los territorios ocupados están desempleados y el 60% de las familias viven en la pobreza o la privación de lo necesario. El impacto del Muro en la economía y en los derechos humanos básicos para respetar la vida cotidiana de los palestinos, como la propiedad, la tierra, el hogar, el agua, el trabajo, la salud, la educación, es simplemente devastador.

Entre las consecuencias negativas de esta “separación”, que implica la anexión de hecho de grandes áreas de los territorios palestinos, está la imposibilidad de reunirse e intercambiar entre los dos pueblos. Desde 2004 hasta hoy, hay una generación de niños, a ambos lados del muro, condenados por la fobia de los adultos a no conocerse y no encontrarse, no poder intercambiar sus sueños para el futuro e incluso sus historias de miedo y de opresión.

En los últimos años, la comunidad comboniana de Betania ha emprendido nuevas actividades en un intento por llegar a las poblaciones más afectadas por las condiciones adversas que enfrenta el país.

ENTRE LOS BEDUINOS JAHALIN

Desde la fidelidad al carisma comboniano de “Hacer causa común con los más pobres y abandonados”, nuestra elección de presencia nació entre los beduinos Jahalin de Cisjordania, en el desierto de Judea, uno de los sectores más discriminados de la población de la sociedad israelí-palestina, y colaboración con organizaciones locales e internacionales de justicia y paz, como los Rabinos por los Derechos Humanos y los Doctores por los Derechos Humanos-Israel.

Los Jahalins estuvieron entre las primeras víctimas de las operaciones de usurpación del ejército. Sus campamentos fueron destruidos en el área al sur de Jerusalén y la mayoría de los pastos fueron rápidamente cercados y requisados. Las áreas circundantes, las fuentes de agua fueron declaradas reservas naturales y cerradas a la cría de ovejas. Se planificó el trabajo de colonización masiva que alteraría la estructura territorial del área: se instó a los nómadas por todos los medios a cambiar su forma de vida tradicional y la práctica del pastoreo. Hoy, sus campamentos están ubicados en espacios residuales, áreas limítrofes entre el muro de avance, asentamientos, infraestructuras militares y el impetuoso desarrollo urbano que caracteriza el área. Las carpas dieron cabida a chozas hechas con material reciclado, muy similar a las de los barrios marginales de los suburbios metropolitanos de Asia y África. No hay servicios básicos y los índices sociales y de salud son significativamente más bajos que el ya alarmante promedio palestino.

Los Jahalins viven en campamentos que albergan de 100 a 500 personas, confinados en medio del desierto, en campamentos paralelos al eje de la carretera Jerusalén – Jericó. Estas son tierras alejadas de infraestructuras, servicios y fuentes. Con la pérdida de acceso al agua y los pastos, las comunidades de Jahalin han tenido que reducir sus rebaños y aumentar las solicitudes de ayuda alimentaria.

Hasta hace unos meses, la ayuda provenía principalmente del OOPS, la Agencia de las Naciones Unidas para el Socorro y el Empleo para los Refugiados Palestinos, pero la nueva política de los Estados Unidos redujo los fondos, haciendo que la situación económica de estas comunidades sea aún más crítica. Algunas aldeas, acampadas en medio del desierto, carecen por completo de fuentes de agua y se ven obligadas a comprar agua de camiones cisterna.

SIGNO DE RECONCILIACIÓN Y JUSTICIA

Nuestra presencia entre ellos quiere ser un signo de reconciliación y justicia, como puentes humanos entre estos dos pueblos, y una señal tangible de que Dios nunca abandona, incluso cuando son olvidados por sus propios hermanos palestinos y la comunidad internacional.

En esta realidad, entramos de puntillas. En primer lugar, era necesario darnos a conocer y conocer su cultura, sus tradiciones, puntos importantes para ser aceptadas y aceptados. Ahora somos una parte integral de sus familias. Por nuestra parte, existe un gran respeto y admiración por su cultura ancestral, por lo sagrado del huésped que sigue el ejemplo de Abraham y Sara.

Con nuestro testimonio tratamos de transmitir los valores del Evangelio, especialmente el del perdón, un concepto que falta en la religión musulmana y un valor que inspira admiración, además del valor de la imparcialidad en ambos lados.

Es fundamental el hecho de que no nos presentamos como hermanas a nivel personal que llevan a cabo ministerios, sino que todo se hace siempre en nombre de las Hermanas Combonianas y la Iglesia local. Creemos en esto porque estamos seguros de que es la puerta a la continuidad de nuestros ministerios, especialmente cuando ocurren cambios que son inevitables para nosotros los misioneros.

El impacto del Muro en los derechos humanos, es simplemente devastador.

EDUCACIÓN, ARMA DE LIBERTAD

El nivel educativo inadecuado, profundamente vinculado, como causa y efecto, a una condición de pobreza y subdesarrollo, de presión constante, de inseguridad y precariedad, contribuye significativamente a la marginación de los beduinos. De ahí nuestro compromiso con la población beduina de Palestina, a quien se le niegan todos los derechos. La educación es un arma de libertad.

La destrucción y los desplazamientos forzados, por otro lado, son contrarios a cualquier norma del derecho internacional. Las continuas incursiones del ejército israelí en las aldeas beduinas, la presencia de activistas israelíes y palestinos que, aunque animados por un espíritu de solidaridad con la causa beduina, molestan mucho la tranquilidad de las comunidades, están sujetos a una gran tensión, poniendo en riesgo incluso el buen funcionamiento de las guarderías y escuelas primarias.

Después de esto, una de las consecuencias negativas que se observaron en los niños fue la aparición de un comportamiento agresivo. Por lo tanto, nuestra tarea es proporcionar a los educadores los medios esenciales para ayudar a los niños a canalizar la agresión hacia actividades constructivas, ya que la agresión es un mensaje que el niño o niña dirige a los padres, maestros y a la sociedad en que viven en general y eso puede ocultar algunos problemas.

La situación de gran precariedad e incertidumbre, experimentada en casi todas las aldeas beduinas donde se encuentran las guarderías, ha requerido una mayor solidaridad de nuestra parte a lado de esas comunidades.

El consejo del coordinador y los otros líderes beduinos sobre cómo intervenir y qué medidas tomar para ayudarlos, especialmente a los niños a manejar la tensión y la ansiedad causadas por la continua irrupción de la policía israelí en sus respectivas aldeas, son para nosotros muy preciosos.

Nuestras reuniones con los líderes beduinos son varias, bajo la guía experta del coordinador, que dan luz sobre algunos aspectos de intervención. Tenemos una excelente relación con ellos. Inicialmente se refería a la elección de las niñas beduinas como futuras maestras del jardín de niños y las estructuras que acogerían a las guarderías.

Ahora, la colaboración se refiere exclusivamente a los tipos de intervención que deben adoptarse en situaciones de delicado equilibrio que se refieren a un contexto de gran inseguridad, precariedad y continuamente amenazado por las órdenes de demolición.

Si, por un lado, hemos encontrado varias dificultades en los últimos años, dificultades debido a la ubicación de las aldeas beduinas en los territorios palestinos ocupados por Israel, por el otro, también podemos afirmar los resultados obtenidos sobre todo en lo que respecta a:

  • La mejora del nivel de escolaridad y el rendimiento escolar de los niños de las comunidades, preparando a los más pequeños para su inclusión en el mundo escolar
  • La formación de un equipo de formadores suficientemente preparados para llevar a cabo la gestión de las guarderías individuales de forma independiente. En los últimos años, de hecho, se ha prestado mucha atención no solo a la preparación de nuevos educadores, sino también a su actualización educativa con la organización de talleres sobre diferentes temas;
  • Inclusión femenina en el mundo del trabajo, como alternativa a la alta tasa de desempleo de los jóvenes Jahalin, gracias a la organización de primeros auxilios, peluquería y cursos de corte y confección; con la colaboración de la Universidad de Abu Dis, llevamos a cabo un programa de sensibilización sobre las enfermedades genéticas presentes en las familias beduinas, ya que a menudo se casan entre primos hermanos.

El camino tomado en los últimos años ha llevado a la autonomía de uno de los jardines de niños abiertos inicialmente, a la asimilación de dos jardines hasta la apertura de nuevos. La participación más responsable de los jefes de las aldeas, los padres de los niños y toda la comunidad son medios para ser utilizados para una mayor autonomía de otros jardines en cuestión.

Una gran esperanza sostiene cada uno de nuestros pasos.