junio 12, 2024
AMAZONÍA.- OXÍGENO Y COMIDA PARA TODOS

AMAZONÍA.- OXÍGENO Y COMIDA PARA TODOS

0comments 5.89 mins read

El Padre Gianni es un loco. Pero la suya es una locura que viene directamente de Dios. Así describió el propio papa Francisco a Giovanni Mometti durante la homilía de una misa en Santa Marta el 7 de enero de 2019, en la que el salesiano concelebró junto al Pontífice. “El Espíritu a veces nos empuja a la gran locura de Dios, como le ocurrió al hombre que está hoy entre ustedes, y que durante más de 60 años dejó Italia para ir entre los leprosos”, había dicho el Papa.

Originario de Brescia, misionero en la Amazonía desde 1956, el padre Gianni se graduó en filosofía y teología en Sao Paulo (Brasil), donde fue ordenado sacerdote diez años después. Desde el principio, aunque fue destinado por sus superiores a la Universidad Gregoriana, sintió que tenía que escuchar la voz que le instigaba el corazón y los oídos: ir a ese mundo sufriente de pobreza, hambre y enfermedad para llevar el anuncio del Evangelio, no sólo de palabra. Descalzo, como la mayoría de los ribeirinhos, con las manos vacías, pero con ganas de ayudar, hoy, a sus 85 años, el padre Joao, como le llama su pueblo, vive y trabaja en Igarapé-Açu, en el Estado de Pará, en la Amazonía brasileña, y para Vatican News relanza el proyecto “Nuovo Mosé “ del que fue uno de los primeros partidarios.

En parte ya es realidad, pero aún hay mucho por hacer. El Padre Giovanni Mometti, desde la altura de sus 85 años, no se da por vencido y relanza el proyecto “Nuovo Mosé” de cultivo de arroz y cría de peces y cerdos en Brasil, en el que ya participan casi tres mil familias, pero que, si se amplía, “sin cortar una planta, podría convertir la Amazonía en el granero de los pobres”

Cecilia Seppia – Vatican News

ORÍGENES Y CARACTERÍSTICAS DEL PROYECTO

“No es un nombre elegido al azar”, me dice el padre Gianni en una video-llamada realizada a las 23:00 hora italiana, “porque toma su nombre de un hecho bíblico, y así como Moisés, por voluntad de Dios, se salvó de las aguas del Nilo, nosotros queremos que nuestro río pueda salvar, con la riqueza y la abundancia de sus aguas, a todas las poblaciones que viven a lo largo de su curso. El corazón del proyecto, activo desde 1989 en las regiones de Bragantina y Salgado del Estado brasileño de Pará y que ya alimenta a unas 3.000 familias, es el módulo “Vibra Joao XXIII”, que otorga a cada unidad familiar 5 hectáreas en concesión del Estado. Uno de ellos se convierte en un lago artificial, en el que se crea una llanura para el cultivo de arroz, con una media de tres cosechas al año.

Alrededor de la llanura se construye un canal para criar unos diez mil alevines, peces que pueden pesar hasta seis kilos, y en las orillas del estanque se construye una pocilga para los cerdos, que no conta-
minan el agua del estanque, sino que alimentan a los peces con plancton. En las otras cuatro hectáreas, la familia cultiva alimentos para sí misma y para mantener a los cerdos. “Estos estanques”, continúa el padre Mometti, “resuelven el problema de la deforestación que está destruyendo el Amazonas. Y cuantos más estanques se hagan, más gente no tendrá que cortar árboles para cultivar la tierra”.

UN ESTANQUE ARTIFICIAL PARA LA CRIANZA DE PECES

El misionero salesiano cita repetidamente a Francisco, la encíclica «Laudato Si», la exhortación apostólica postsinodal «Querida Amazonía» y advierte: “¡El mayor pecado que podemos cometer es no hacer el mejor uso de los dones que Dios nos ha dado! Y Dios nos ha dado todo. Este no es un proyecto solo para nosotros, podríamos reproducirlo en África, en Asia, dondequiera que haya agua. Estamos dispuestos a formar a los jóvenes, acogerlos y enseñarles a no pasar hambre. Aquí experimentamos realmente el pasaje evangélico de “La multiplicación de los panes y los peces”. En Laudato si’, el Papa también lo dice: sin la Amazonía el mundo muere, la Amazonía es la vida para todos, no solo para los nativos. En el centro de la encíclica están los frágiles, los pobres, los últimos, y ciertamente no nos ocupamos de ellos ni del medio ambiente destruyendo hectáreas y hectáreas de bosque para criar ganado. Tenemos que producir lo que nos da el agua, por eso solo operamos donde no hay plantas, y así también aseguramos el mante-nimiento de la biodiversidad”.

CICLO ECOLÓGICO DE PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS

Cuando habla de su pueblo, la voz del padre Gianni “brilla”. “Tenemos contacto directo con todos, pero no es asistencialismo, lo hacemos como una misión, para organizarlos, orientarlos, porque todos pueden aportar. En la calle, todo el mundo me pide: ‘Padre Gianni, venga a enseñarnos a construir los estanques’.

La gente entiende la importancia y el alcance de esta iniciativa que les ofrece un futuro a ellos y a sus familias. La mayor dificultad es precisamente esta: no poder darles lo que piden. También necesitan fondos para comprar piensos y equipos. No tienen nada y empiezan a cavar con las manos y ¿qué hacemos? ¿Nos quedamos mirando? El proyecto “Nuovo Mosé” puede salvar a los indios y a los pobres del Amazonas con su propio esfuerzo, con sus habilidades, con su cultura, no enseñándoles nada nuevo, sólo guiándolos’.

En la práctica, el “Nuovo Mosé” no hace más que crear un ciclo ecológico de producción de alimentos completamente orgánicos, una alternativa a la destrucción de la selva amazónica (ya se han destruido más de 40 millones de plantas), porque, como explica el padre Gianni, “cada cabeza de ganado ne-cesita una hectárea de pasto, que hoy se le quita a la selva. Esta cabeza de ganado en un año da 300 kilos de carne. Nuestro proyecto con una hectárea de tierra, sin cortar un árbol, nos da entre 40 y 60 toneladas de alimentos.”

LA COMUNIDAD QUE FORMA PARTE DEL PROYECTO

“La Conferencia Episcopal Italiana -recuerda el misionero bresciano- nos dio 200 millones de liras anti-guas en 1989, y con eso iniciamos el proyecto. Para llevarlo a cabo, me endeudé por completo. La tierra es estatal: el gobierno la da en concesión por 99 años y luego otros 99: pero si no tenemos cuidado, los que tienen dinero pueden llegar antes que nosotros y hacer cosas que destruyen la Creación y el hombre. Hoy quiero renovar el llamamiento de apoyo financiero a los cristianos de todo el mundo, pero también a las instituciones internacionales, y a todos los hombres de buena voluntad, porque todos tenemos una deuda con Amazonía. La Amazonía puede realmente salvar el mundo: mantener el oxígeno y alimentar a todos”.